nobig-1

La Fundación Tecnología y Salud presenta una infografía para divulgar el valor de la Tecnología Sanitaria en el manejo del Dolor

Autor: Fundación Tecnología y Salud

Coincidiendo con el Día Mundial contra el Dolor

La Fundación Tecnología y Salud presenta una infografía para divulgar el valor de la Tecnología Sanitaria en el manejo del dolor

  • Más de 6 millones de españoles padece dolor crónico, aquel que se prolonga más allá de seis meses
  • Este tipo de dolencia provoca el 50% de las consultas de Atención Primaria y su manejo representa un coste del 2,5% del PIB
  • Existen numerosos dispositivos de Tecnología Sanitaria para prevenir, tratar e incluso eliminar el dolor de los pacientes de manera efectiva

Madrid, 17 de octubre de 2018.-Con motivo del Día Mundial contra el Dolor, la Fundación Tecnología y Salud presenta una infografía sobre La Aportación de Valor de la Tecnología Sanitaria en las Terapias contra el Dolor para informar a la población sobre los dispositivos disponibles para prevenir, diagnosticar y tratar el dolor. Esta iniciativa es fruto del compromiso de la Fundación con la divulgación del valor, los beneficios y la trascendencia social que ofrece la Tecnología Sanitaria.

A través de un material didáctico visual, breve y de fácil comprensión, la infografía repasa los distintos tipos de dolor y sus causas, los costes que suponen al sistema sanitario y, por último, detalla los principales dispositivos de Tecnología Sanitaria disponibles para un completo abordaje del dolor.

Según explica Margarita Alfonsel, secretaria del Patronato de la Fundación Tecnología y Salud, “sea del tipo que sea, el dolor discapacita física, social y psicológicamente a la persona que lo sufre y provoca un enorme impacto en su vida. Por eso es de vital importancia dar respuesta a las necesidades de este tipo de pacientes, un buen ejemplo de ello es el caso de las personas que padecen dolor crónico, quienes en muchos casos tardan una media de nueve años en lograr controlar, disminuir o eliminar su dolencia”.

Tipos de dolor

Según la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor, se entiende por dolor “una percepción sensorial, molesta, desagradable, desencadenada por el sistema nervioso, asociada bien a una lesión tisular o bien ocasionada por una lesión”. De acuerdo con esta definición, los principales tipos de dolor son: agudo o irrruptivo (dolores postoperatorios, entre otros), crónico (dolores de cabeza y espalda, los más frecuentes), neuropático (causado por una lesión) y nociceptivo (provocado por detección de estímulos nocivos en la piel, músculos o articulaciones).

Impacto del dolor en la vida de los pacientes y en el sistema sanitario

El dolor crónico -que habitualmente afecta a la cabeza, cervicales, articulaciones o espalda-, conlleva un importante deterioro de calidad de vida hasta en el 85% de los pacientes. De hecho, el 21% de las personas que lo padecen en Europa son incapaces de trabajar, por lo que supone un problema de salud pública de primer orden. Tal es así que en España los costes directos e indirectos derivados de dicho abordaje representan el 2,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), lo que supone entre 12.000 y 16.000 millones de euros.

El dolor crónico - que se prolonga durante más de seis meses y no se alivia con tratamientos médicos o quirúrgicos-, afecta a más de seis millones de personas en nuestro país. Según Margarita Alfonsel, “actualmente, este dolor representa la mitad de todas las consultas de Atención Primaria, con más de dos millones de visitas al año y provoca más gasto en atención sociosanitaria que las enfermedades cardiovasculares o el cáncer. Además, supone una de las principales causas de incapacidad laboral en Europa, provocando 500 millones de bajas laborales al año”.

A este respecto, incorporar Tecnología Sanitaria no solo permite un mejor y más completo abordaje del dolor, sino que además de mejorar la calidad de vida de los pacientes, proporciona beneficios económicos sustanciales, en concreto “un uso más eficiente de los recursos existentes, un menor absentismo y mayor productividad laboral para el paciente y sus familiares y, por tanto, una menor carga sobre los presupuestos del Sistema Nacional de Salud”, indica Alfonsel.

Tecnología Sanitaria al servicio de los pacientes

En la actualidad y, junto a los métodos quizá más conocidos por la población, tales como los medicamentos o la fisioterapia, son numerosas las opciones que la Tecnología Sanitaria pone al servicio de los pacientes para prevenir, diagnosticar, tratar e incluso eliminar el dolor.

Esta tecnología puede dividirse en dispositivos quirúrgicos y terapéuticos no implantables y en dispositivos implantables en el cuerpo humano.

Dentro de los dispositivos no implantables se encuentran:

  • Los generadores de radiofrecuencia para todo el cuerpo.
  • La Epiduroscopia o endoscopia del canal espinal.
  • Las bombas de infusión: que pueden ser intravenosas o bien tratarse de bombas PCA, analgesia controlada por el paciente, de administración intravenosa o epidural.
  • Dispositivos de un solo uso como los elastómeros y los Sets subcutáneos o intravenosos
  • Las técnicas de analgesia regional: entre ellas están la epidural, la espinal, la combinada y el bloqueo de los nervios periféricos.

 En el segundo grupo, se encuentran los dispositivos que se implantan dentro del cuerpo humano:

  • Los neuroestimuladores, entre los que se distinguen diferentes tipos:

o   Cerebral profundo: destinado al dolor intratable.

o   Medular: para el dolor crónico refractario.

o   De las raíces sacras: cuyo fin es tratar el dolor pélvico crónico.

o   De  nervios subcutáneo.

o   Del ganglio de la raíz dorsal.

  • Los denominados Core Espinal: que se utilizan en el caso de deformidades, cirugía reparadora, etc.
  • Las bombas de infusión implantables: destinadas a la administración de fármacos.
  • Los dispositivos de estimulación periférica.
Descargar
VOLVER