nobig-1

Las innovaciones tecnológicas protésicas mejoran la adaptación y la calidad de vida de los pacientes amputados

Autor: Fundación Tecnología y Salud
  • La apuesta por la innovación del Sector de Ortopedia de Fenin en los productos como la resistencia al agua, el aumento en la duración de las baterías, el reconocimiento de patrones o el análisis de los movimientos del paciente mejoran la autonomía, comodidad y funcionalidad, así como la estética de los productos
  • Las innovaciones impactan de manera positiva en la reducción del gasto social, al aumentar la independencia de los pacientes y la funcionalidad   
  • Los médicos rehabilitadores y los profesionales de ortopedia tienen un papel clave en la valoración del paciente para una correcta protetización y su posterior seguimiento
  • El sector continúa trabajando para lograr la homogenización del catálogo de productos en todas las comunidades autónomas

 Madrid, 13 de abril de 2021.- El registro de personas amputadas en España es aproximadamente de 82.000 y más de 24.000 son potenciales usuarios de prótesis, según los últimos datos disponibles de la Asociación de Usuarios de Prótesis y Ayudas Técnicas (AUPA). Con el objetivo de analizar el reto actual que supone el abordaje de los pacientes amputados para el Sistema Nacional de Salud, la Fundación Tecnología y Salud ha celebrado su VIII Encuentro con Pacientes y Sociedades Científicas, bajo el título "Aportación de valor de la Tecnología Sanitaria en el ámbito de la protésica", que ha contado con la participación de representantes de asociaciones de pacientes, de sociedades científicas, de la industria de Tecnología Sanitaria y de la Administración sanitaria.

La vicepresidenta de la Fundación Tecnología y Salud, Mayda López-Belmonte, ha destacado que “la tecnología sanitaria es fundamental para el abordaje de los pacientes con amputaciones y, gracias al intenso esfuerzo del sector por continuar innovando, hoy nuestro sistema de salud dispone de productos que permiten una mejora en la atención sanitaria y que los pacientes puedan realizar prácticamente las mismas actividades que antes de la pérdida del miembro y continuar con su ritmo de vida”.

Por su parte, Carmen Alaéz, adjunta a Secretaría General de Fenin, ha expresado que “el sector continuará desarrollando nuevos productos personalizados, con foco en la innovación tecnológica y con escucha activa a los pacientes y sus necesidades para ofrecerles la mejor calidad de vida posible un trabajo que también ha dado como resultado una mayor normalización de estos productos a nivel social”.

El paciente amputado, un problema de salud pública


Además del impacto que tiene la amputación en el paciente, también tiene una repercusión social, ya que su pérdida de autonomía le puede provocar una incapacidad permanente e impedir que vuelva a trabajar y a seguir realizando las actividades diarias y sociales como lo hacía antes de la amputación. Para reducir al máximo el número de amputaciones, es fundamental prevenir las causas principales que provocan la pérdida de un miembro. Por un lado, los problemas vasculares que se producen en pacientes mayores de 55 años, los cuales se podrían reducir con un mayor cuidado del estilo de vida y, por otro los accidentes laborales y de tráfico que sufren tanto personas jóvenes como adultos, mediante mayores controles y concienciación social. 

Las innovaciones tecnológicas clave para mejorar la calidad de vida

El intenso esfuerzo innovador del Sector de Ortopedia está logrando una mejora continua de la calidad de vida de los pacientes, ya que los avances tecnológicos les ofrecen mayor autonomía para poder mantener sus hábitos diarios o seguir trabajando. “Nuestro objetivo es lograr una buena protetización a través de la selección del producto y el material de fabricación más adecuado para cada paciente, con una correcta valoración por parte de los profesionales. Es importante tener en cuenta la importancia de realizar una valoración funcional previa a los pacientes, para que se pueda aplicar una correcta prescripción y fabricación adecuada.”, señala Ignacio Prim, presidente del Sector de Ortopedia de Fenin. Los profesionales analizan las expectativas y necesidades de los usuarios según sus costumbres y su entorno. “Si este procedimiento se realiza correctamente, supone un ahorro de costes a nivel social porque el paciente se reincorpora al trabajo y se evitan los gastos de su incapacidad”, añade Prim.

Los médicos rehabilitadores y los profesionales de ortopedia tienen un papel clave y en España existe escasa formación sobre protésica. En los últimos años se han incorporado importantes innovaciones, tanto en los materiales de fabricación como en los productos finales. La fabricación continúa avanzando, tanto en el propio proceso como con el uso de nuevos materiales. La irrupción de la digitalización ha permitido que hoy se pueda fabricar a través de un escáner en 3D, que hace posible diseñar el producto con mayor precisión, lo que se traduce en mayor comodidad para el paciente y la posibilidad del almacenamiento de estos datos. También se están utilizando nuevos materiales, sobre todo en los encajes, como son los termoplásticos con propiedades antibacterianas o las siliconas HTV, que permiten crear encajes a medida para zonas flexibles. Otra cuestión fundamental es la mejora del aspecto visual de los productos. En este sentido, existen prótesis hiperrealistas e incluso personalizables, con el objetivo de que el paciente se sienta lo más cómodo posible.  

En cuanto a productos novedosos, destacan las rodillas electrónicas o las manos articuladas, conocidas comúnmente como biónicas. El desarrollo de estas rodillas incluye microprocesadores que analizan a través de 150 controles por segundo la marcha del paciente para adaptarse de manera instantánea, además de un diseño más versátil por su resistencia al agua, dulce y salada, porque permite bajar y subir escaleras o pasar de un paso lento a correr en cuestión de segundos. Por otro lado, las manos biónicas o multiarticuladas han pasado de tener un único motor a cinco en los modelos actuales. Dos características recientes que se han incorporado han sido la resistencia al agua, lo que ofrece un abanico de oportunidades para realizar los hábitos más comunes como el lavado de manos, y el sistema de reconocimiento de patrones, que permite dos movimientos simultáneos para que su uso sea más natural, como es abrir y rotar la mano a la vez. Cabe destacar que gran parte de la evolución de este tipo de productos ha sido gracias a la telefonía móvil y el aumento de autonomía de las baterías, que se sitúa en dos o tres días.

Un trabajo incesante para mejorar la asistencia y cuidado de los pacientes

El presidente del Sector de Ortopedia de Fenin destaca: “Debido a la crisis sanitaria, el sector ha afrontado un año muy complicado que nos ha hecho ponernos a prueba por la reducción del número de pacientes atendidos y el de productos suministrados, que se ha traducido en un descenso de la facturación, generando pérdidas importantes en muchas empresas”. Sin embargo, este sector, considerado esencial, ha respondido a las circunstancias de manera responsable para hacer frente a todas las necesidades que han ido surgiendo durante este año tan excepcional.

 Esperamos que la vacunación nos permita recuperar el nivel de actividad del 2019, en el que el gasto en material ortoprotésico alcanzó aproximadamente los 300 millones de euros, se realizaron exportaciones en ortésica por valor de 15-20 millones de euros y se emplearon aproximadamente a 8.000 personas”, concluye Prim.  

A pesar de estos contratiempos, el sector sigue trabajando en uno de sus proyectos más importantes: lograr, por fin, la homogenización del catálogo de productos en el territorio español. Por el momento, ya se ha empezado a implementar para algunos tipos de productos como las sillas de ruedas o en ortésica, pero se continúa insistiendo para que también llegue a los productos de protésica superior e inferior.

Descargar
VOLVER